🙎📱Nos distanciamos en la paradoja de acercarnos.


Estamos destinados a evolucionar progresivamente y a seguir superando los logros humanos de la historia, quizás es lo que hacíamos, hasta ahora.

Prometo, hacer el intento de no ser muy dramática y no hacer una generalización apresurada, pero amigo/a, siento decirte que esto es la realidad:

-Una cena con amigos ambientada con sonidos intermitentes y vibraciones.
-Una cita reinada con el bullicio del ambiente.
-Una lectura interrumpida cada 3 minutos.
-Una conversación de tres, estando dos.

Te levantas, revisas tu cuenta de Instagram viendo las últimas actualizaciones de tus 900 amigos, pero que en verdad solo quedas con 20 de ellos. Clicas 10 me gustas, los cuales por supuesto están dentro de los 880 amigos restantes.

En los países desarrollados, las tecnologías hoy en día son la prolongación de nuestro ser, desde que amanecemos hasta incluso soñando. La adicción a los dispositivos tecnológicos es una situación latente en la sociedad de hoy en día.

Vas a la cocina directa a la droga del siglo 21 y mientras te deleitas con su sabor y aroma la lista de descubrimientos de Spotify semanales te sorprende tu nueva canción favorita, la cual la vas a repetir en bucle durante las próximas dos semanas, después, se te olvidará, pero siempre la tendrás guardada en la lista de Tus Canciones, para el recuerdo.

Mientras vas al trabajo en el bus, es tiempo de Facebook (para los todavía supervivientes), lees 5 entradas, 3 de ellas de amigos que “te han contado” lo increíble que ha sido su viaje a Tailandia, Los Alpes Suizos y New York, porque es New York, no Nueva York, que por si todavía no te has enterado ahora tienes que poner los nombres en inglés en las redes sociales #besttrip . Las otras 2 entradas que has leído con asombro son de noticias random que jamás escucharás narrándolas a Mónica Carrillo en las noticias de las 21:00 y las cuales serán tu tema de conversación en el café de las 11:00 mañana, éstas se las contarás a tus compañeros de oficina y ellos a sus respectivas parejas y familia. Las 2 de ellas eran falsas, pero nunca nadie lo llegó a saber.

Pasas la mañana trabajando y contestando de manera intermitente a los mensajes de tu IPhone X756 LAST GENERATION 4.0. y a las 13:00 es hora de comer. Calientas tu tupper de comida con tu grupo asiduo del trabajo y mientras os contáis que tal ha ido el fin de semana abres el catálogo de hombres de 25 a 35 años que están a menos de 4 kilómetros de ti. Reconoces a Dario el Cacerolo, antiguo amigo del colegio y piensas que ojalá te hubieras casado con el en el recreo de 3º de primaria, pero NO, era mejor rechazarlo y seguir intercambiando pegatinas en el patio del colegio.

Este es el inicio de una rutina de la que probablemente más de uno está familiarizado. Es necesario cuestionarnos hasta qué punto debemos dejar a las tecnologías sean parte de nosotros, por no hablar de la cantidad de información personal que hay circulando sobre nuestro ser, pero bueno, esto es otro tema que tratar.

No negarás que todo lo mencionado previamente es cierto, aunque nos cueste creerlo. Nos hemos acercado a personas e información interponiendo distancia y, en cierto modo a pesar de nos ser conscientes la inseguridad y cobardía puede estar alimentando a todo esto. Cuantas veces hemos dicho cosas que jamás hubiéramos dichos con unos ojos mirándonos de frente. Al fin y al cabo, vivimos en realidades paralelas, la real y la que queramos crear para los demás.

Y mientras escribiría y pensaba que todo esto no iba conmigo, he escuchado 2 PlayList de Spotify, contestado 4 mensajes en WhatApp y reído con una viñeta que me han enviado.

Estamos atrapados.